Blog E-motivation

E-MOTIVATION es una Newsletter quincenal a la que puedes suscribirte gratuitamente. En este Blog se comparten los artículos pero no los contenidos exclusivos que sólo envio a mis suscriptores.

E-MOTIVATION nació en 2004. Ver artículos anteriores en Blog Espai Coach

las palabras culpables

LAS PALABRAS SON CULPABLES

separador-rosa

Cuando experimentamos algo que consideramos negativo o doloroso es normal que queramos expresar verbalmente nuestras emociones al estar tristes, irritados o asustados.

Utilizamos para ello palabras a las que nos hemos acostumbrado, por ejemplo: “Estoy harta”, “Me han derrotado”, “Esto es imposible”, “Es un problema horrible”, “No puedo hacer nada”, “¡Qué dolor tan fuerte!”, etc.

Pensamos que estamos utilizando las palabras solo para expresar lo que ya sentimos, y que dichas palabras, por lo tanto, no influyen en ello.

Sin embargo, las palabras que adscribimos a nuestra experiencia se convierten también en nuestra experiencia. Por lo tanto debemos elegir conscientemente las palabras que usamos para describir nuestros estados emocionales.

Si no somos cuidadosos en su elección podemos acabar sufriendo un mayor dolor del que estaría realmente justificado, ya que las palabras se utilizan literalmente para representarnos lo que es nuestra experiencia de la vida.

Esa representación puede acabar alterando nuestras percepciones y sentimiento. Por ejemplo, tres personas pueden sufrir la misma experiencia, pero una de ellas la describe diciendo que se siente furiosa, la otra dice que siente enojo y la tercera se siente molesta, es evidente que las sensaciones se han visto cambiadas por la “traducción” que cada persona ha hecho de ellas al etiquetarlas con una palabra, aunque la experiencia siga siendo la misma.

Somos lo que pensamos, y también somos las palabras que nos decimos.

Como quiera que las palabras son nuestra principal herramienta para la interpretación o la traducción, la forma en que etiquetamos nuestra experiencia cambia inmediatamente las sensaciones producidas sobre nuestro sistema nervioso. Las palabras tienen, de hecho, un efecto bioquímico.

Los lingüistas han demostrado que estamos culturalmente configurados por nuestro lenguaje. Las palabras que utilizamos habitualmente afectan a nuestra forma de evaluar las cosas y, por lo tanto, nuestra a forma de pensar y de actuar.

Las palabras configuran nuestras creencias y ejercen un impacto sobre nuestras elecciones y en nuestras acciones. Pero también estas creencias también pueden transformarse por medio de las palabras.

Fíjate en la diferencia que existe entre decir: “me siento deprimida” y “no estoy en mi mejor momento”; o entre decir: “estoy perdida” y “estoy buscando una salida”; y otro ejemplo, entre decir: “estoy enferma” y “estoy comenzando a sanarme”.

¿Significa esto que no pueda estar deprimida, perdida o enferma?

Por supuesto que no.

Las emociones negativas son tan necesarias para nuestra supervivencia como las positivas. Pueden ser muy útiles para expresarnos, reflexionar y emprender una acción diferente. Pero de lo que se trata es que esas emociones negativas se conviertan en una herramienta útil en lugar de paralizante.

De manera que, aunque la experiencia que nos produce esa emoción no cambia, el uso de palabras distintas para describirla produce una ruptura de nuestras pautas emocionales habituales, y, entonces, todo cambia.

Esa es la magia!! El “clic” que se produce tras el momento de confusión y que rompe nuestro patrón físico, mental o emocional.

Utilizar un vocabulario que rompa las pautas que no nos aportan recursos, un vocabulario que nos haga sonreír, produce sentimientos totalmente diferentes, cambia nuestro estado de ánimo y nos permite hacernos preguntas más inteligentes para emprender acciones que nos produzcan los resultados que buscamos.

Piénsalo esta semana, mejor aún, comienza a utilizar nuevas palabras 😉

Isabel Circulo

Acerca de la autora

Isabel Sales

Coach, formadora y escritora
Licenciada en Filología Románica, Diplomada en Magisterio y Master en E-Learning.
Fundadora de Espai Coach y Tony Robbins Spain
Partner Oficial de Tony Robbins para España y Latinoamérica desde el año 2005 y miembro de su equipo de coaches: el Must Team
Partner de Deepak Chopra en su Reto de 21 días de Meditación en Español

Interacciones del lector

Comentarios

  1. Alejandro dice

    Hola, este artículo llego en un momento adecuado a mi vida, el día de ayer me sentía con ganas de explotar en el trabajo, no lo hice, pero, si pensé y expresé palabras que denotaban mi molestia, después de leerlo comprendí lo importante de no pensar ni expresar esos sentimientos de la manera equivocada.
    GRACIAS
    AA

    • Isabel Sales dice

      Gracias Alejandro por compartir conmigo tu experiencia!

      Efectivamente tenemos que aprender a expresar lo que sentimos de la manera que no nos incremente nuestra molestia; pero nunca caigamos en el error de no expresar esos sentimientos y reprimirlos sin saber por qué están ahí, porque todas nuestras emociones tienen que ser escuchadas. Es un delicado equilibrio 😉

      ¡Un afectuoso saludo!

  2. Luz María dice

    Es cierto, lo creo y lo sé, pero con frecuencia me descubro «rumiando» mentalmente pensamientos negativos que me retrasan y me hacen sentir mal, fracasada, desprotegida, no amada….
    Quisiera aprender a salir de ese hábito compulsivo que no me permite cambiar mi actitud al 100%

    • Isabel Sales dice

      Gracias Luz María por tu mensaje. Es normal que nos pasen por la cabeza pensamientos negativos en algún momento, estoy segura de que le pasa a todo el mundo; y no tenemos que sentirnos mal o culpables por ellos. Lo que no hay que hacer es dejarte atrapar por ellos ni darles total credibilidad.

      En ocasiones, esos pensamientos están ahí para que reflexionemos sobre una determinada situación, para aprender algo o para no repetir una acción. Pero si te encuentras a menudo «regodeándote» en esos pensamientos, lo que funciona es decirse «stop», distraer la mente con otra cosa y cuando tu estado de ánimo esté mejor, buscar argumentos que los desmonten.

      Un afectuoso saludo!

  3. Josele Padilla dice

    Totalmente de acuerdo Isabel 😉

    No deberíamos de olvidar el poder que tiene la palabra, puede hundirnos en la miseria o puede alzarnos hasta lo más alto… depende de nosotros cómo las utilicemos 👍

    Un fuerte abrazo, Isabel 🤗

    Nos Vemos En La Cima 🗻

    • Isabel Sales dice

      Así es Josele! Y no solo por el significado de la palabra en sí misma sino por la importancia que adjudicamos al emisor de la misma. Si es una persona de autoridad para nosotros todavía influirá mucho más en nuestro estado emocional. Un afectuoso saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

mockup-libro1

Aprende cómo ciertos cambios en la percepción e interpretación de tus emociones negativas y nuevos hábitos de acción harán que:

Aceptes y escuches tus emociones negativas como la tristeza, el miedo, la ira y el asco porque están ahí para ayudarte.

Aprendas a descargar estas emociones y a integrarlas en tu vida sin sentirte culpable.

Disfrutes más de la vida, sintiendo un equilibrio hasta ahora desconocido para ti.

Con la lectura de este libro vas a descubrir que las emociones negativas
no son realmente negativas

Publicado en:

Pin It on Pinterest

Share This